Sobre Mí

Quieres conocerme un poco mejor?

foto-sobremi02foto-sobremi01Así soy yo, Katherine

Húngara, mujer de bandera, madura como el buen vino, inteligente culta y educada en los Balcanes pero risueña traviesa y juguetona, afable y con saber estar, provocativa pero natural y transparente, sin falsa hipocresía… me considero una mujer hecha por derecho y de mente abierta… sé dar, regalar, recibir y compartir ratos únicos, sin prisas ni agobios. La vida es corta y bonita, y yo adoro los encuentros agradables que nos dejen a los dos el mejor sabor de boca y gran recuerdo en el tiempo. Mi nombre… Katherine… (de guerra claro… jajaja) y mi pelo tan cortito hablan ya por si sólo de mi carácter atrevido, implicado, abierto y generoso en la cama y también fuera de ella. Estoy dura, maciza o de cuerpo atlético, como prefieras decirlo, con un cuerpo totalmente natural y trabajado a diario en el gimnasio, algo que a veces puede imponer cierto respeto pero no dejo de ser una mujer en mayúsculas, con un 100% de implicación, a veces torbellino y a veces lasciva… de ti dependerá que muestre mis facetas más ocultas. Hablamos de mi sexualidad? Toda la vida fui hipersexual, me gusta el sexo en todos los sentidos pero el paso de los años y las experiencias incrementaron mi abanico de gustos todo ello fomentado por mi capacidad de ser multiorgásmica. Nunca tengo prisa disfruto de la complicidad por eso prefiero citas con antelación porque me gusta personalizar cada encuentro y tomarme mi tiempo para estar a la altura de las expectativas de las personas que desean conocerme. La vida es corta y bella y no tengo ningún motivo para correr. Soy una mujer que cuida mucho su salud, higiene y discreción, es algo que está por encima de todo y exijo lo mismo de mis acompañantes. Mi sitio de trabajo es a la vez, mi hogar (por lo general), un lugar discreto, limpio y ordenado. Puedo parecer estricta con las normas pero considero que el respeto es la base para todo lo bueno de esta vida. Si deseas disfrutar de una bella húngara de 46 años que conserva el frescor y la desinhibición de una veinteañera golfa y algo gamberra, con la maestría y la ganas de una mujer en su plenitud sexual, que sabe estar en cualquier situación, no dudes en conocerme porque sé que si lo haces, repetirás.

Un beso.

Katherine.